Reloj de arena – Capítulo X
avatar

X

…tutututututututututu…

El teléfono móvil de Timur estaba desconectado.

- ¿Dónde se habrá metido este chico? –Se preguntó Kasim-.

Miró el reloj despertador de su mesita de noche, y volvió a marcar el número.

Nada…

Cogió el teléfono de la habitación, y marcó la recepción.

- Buenos días, podría ponerme con la comisaría de policía.

- Sí señor. ¿A quién debemos anunciar? –Contestó el recepcionista por la otra línea-.

- Díganles que soy el inspector Kasim.

- Ahora mismo señor.

La espera se hizo bastante larga, muy poco apropiada para un servicio de emergencia. El inspector retorció el cable del teléfono, se mordió los labios, le sudaron las manos, se rascó la cabeza, y miró el auricular. ¿Hola? –Habló solo-. No entendía dónde se había metido Timur, y estaba preocupado.

- ¡Coged el teléfono malditos gandules! –Gritó al auricular-.

- No es necesario que grite señor inspector.

La femenina voz del otro lado, le sorprendió.

- Lo siento mucho. –Dijo-. ¿Puedo hablar con el agente Timur?

- Me temo que no es posible inspector.

- ¿Por qué?

- El agente Timur está de baja por enfermedad. –Informó la mujer-.

- ¡No es posible!

- Lo lamento inspector.

- Ahora mismo me acerco a hablar con el capitán de cuartel.

*

Dos horas más tarde…

- Entiendo su preocupación inspector. –Dijo el capitán-. Pero como comprenderá, el caso está cerrado, y aunque no me importa que usted deambule por ahí impartiendo justicia callejera… Timur está de baja y eso no depende de usted.

- No es necesario decirle lo decepcionado que estoy. En la central de la capital recibirán un informe mío dentro de muy poco, y le advierto que no hablará muy a su favor.

- Haga usted lo que considere oportuno. ¡Me importa un pimiento!

- ¿Cómo dice? –Preguntó sorprendido el inspector-.

- Si usted cree que me importan sus amenazas, está muy equivocado. Y dicho esto, ya no es usted bienvenido aquí, así que le pido por favor que abandone la ciudad, o me veré obligado a ser yo quien escriba un informe en su contra.

- Muy bien… mañana por la mañana me iré.

- ¡No inspector! –Dijo el capitán enfadado-. ¡Se marchará esta misma noche!

alexandercopperwhite

Acerca de alexandercopperwhite

Nací el 6 de Marzo de 1980 en Alcalá de Henares, Madrid. De padre griego y madre española, cuando cumplí los cuatro años nos mudamos a una isla llamada Corfú, en el noroeste de Grecia, donde me quedé hasta los diecinueve años. Durante esos años viajé a Alemania, Portugal, Reino Unido, Francia, Italia y Austria donde, en este último, me quedé seis meses, estudiando el idioma y trabajando. Más tarde, también viajé a Brasil, Marruecos, Hungría, Irlanda, Holanda, Bélgica y Luxemburgo. A los veintiún años me instalé en Las Torres de Cotillas de la región de Murcia, España, donde actualmente vivo. Mi pasión por la escritura, despertó el día que regresé a mi tierra materna. Considero que mi mayor logro es mi familia (aunque suene a tópico) y espero que paulatinamente consiga entrar en casa de todos gracias a mis relatos.
Relatos de los colaboradores, , Permalink