De color, a blanco y negro
avatar

Observar, aprender y practicar; es un procedimiento tan común que se podría clasificar como natural y esencial. Hoy en día, ¿Este procedimiento se lleva a cabo?¿Qué le interesa a la sociedad? En realidad es algo muy subjetivo, hay una cantidad de variantes inimaginables, por lo tanto cada persona tiene prioridades e intereses distintos, y es por eso que se busca un fin particular. Pero hay ciertas cosas que son expuestas y transmitidas de manera “objetiva y real”, esto se muestra en: los periódicos, revistas, Internet, televisión, etc. Pero después de tener contacto con algunas de las fuentes de información antes mencionadas, cada individuo procesará personalmente lo comunicado.
En realidad quiero hacer énfasis en la televisión y sus efectos en la sociedad actual. La televisión muestra cosas increíbles, pero también brinda contenido burdo e inútil el cual la mayoría de las veces tiene el mayor número de espectadores; haciendo inconciente e ignorante al público. ¿Qué principios y educación se le brindan a la gente? ¿Por qué se muestran estereotipos absurdos, para causar “gracia”? ¿Por qué la publicidad busca desorientar a la colectividad? ¿Será que se tiene miedo al progreso, crecimiento y evolución?

Anteriormente, se mencionaron unas incógnitas que parecen difíciles de resolver y probablemente, después de indagar se encuentre una respuesta cercana, pero no la correcta, porque cada quien piensa diferente y juzgará lo siguiente de modo particular.

“La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural” –Federico Fellini

Esta frase al leerla por primera vez suena fuerte, pero muestra una realidad que no se quiere ver, y cada vez es más compleja. Para convertir esta frase en realidad, sólo se tiene que encender la televisión y poner algún programa popular, que transmite contenido bastante pobre y degradante. No obstante quiero aclarar, que no todos los canales son de mala calidad, pero puedo afirmar que los que tienen mayor número de telespectadores (los más “atractivos”) son los de tal categoría.

El desarrollo económico y cultural del país va de la mano con la educación, asimismo las preferencias e intereses dependen de ella.
Ciertamente México es tercermundista, de tal modo que eso complica bastante el procedimiento del progreso eficaz, pero hay personas que tienen las posibilidades de hacer crecer intelectual y culturalmente al país. Si es así, ¿por qué no ayudar a la sociedad en su crecimiento? La mayor parte de las personas que tienen un cargo en cuestiones televisivas tienen la aptitud de poder transmitir un mensaje o enseñanza, que podrán plasmar en la vida de varios individuos. He aquí el error, cuando hay una mala elección de empleados y programas en este medio, los espectadores captan una idea
errónea de lo real y terminan por aceptarla, incorporándola en su reducido criterio. Debido a la educación ineficaz y mediocre, los espectadores de cierto
modo aprenden de lo que es mostrado en la televisión. Y lo perciben de
manera concreta, catalogándolo en lo admisible; ya que proviniendo de un medio popular lo registran como algo adecuado.

Como dije antes, cada quien toma las cosas distintas, pero cuando un tema, personaje o idea es expuesta de manera ridícula y vulgar, por lo pronto su impacto será equivocado.
Algo que es muy común, es la manera en que abusan y ridiculizan usando estereotipos que no se acercan ni un poco a la realidad. Por ejemplo: como presentan a los homosexuales, es impactante que a una orientación sexual, la conviertan en algo desagradable y molesto. En las novelas y comedias generalmente a un homosexual lo visten irrisoriamente, lo maquillan, y siempre tiene que ser escandaloso; claro sin que falte su dialogo desvergonzado. ¿Por qué a los televidentes les causa tanta gracia una falta de respeto de tal magnitud? La heterosexualidad y homosexualidad están clasificadas en el mismo rango de ser una orientación sexual; por lo tanto, la homosexualidad merece el mismo respeto que la heterosexualidad. Pero el modo en que se plantea, ocasiona que los receptores tengan un criterio reducido y equivocado del tema, causando represión social.

Otro error injustificable, es la transformación de lo que era un comediante oportuno de la TV. antigua, a un comediante procaz de la TV. actual. Antes los comediantes conquistaban al público con una broma sutil y refinada. Por ejemplo: Chespirito, Cepillín, Los Polivoces, Capulina y varios más. En cambio hoy, usualmente lo ocurrente es sinónimo de vulgaridad, como: El Compayito, Eugenio Derbez, y otros. Porque ahora se ha confundido lo coloquial con lo soez. A pesar de comparar diferentes épocas, hay una gran diferencia en cuanto a calidad e inteligencia, de lo que fue ayer, a lo que es hoy.

Por otro lado, también está la problemática de la preparación que tienen las figuras que representan alguna materia notable del medio, como son los noticieros. A pesar de que tratan asuntos serios, deben mostrarse ilustrados, teniendo así un modo formal al cumplir su rol. Esto parece importarles cada vez menos; lo cual me lleva a pensar que les importa más la imagen o un nombre afamado, que el conocimiento y talento de alguien capaz. Lo ejemplifico con el suceso reciente de Joaquín López Doriga, cuando estaba entrevistando a Anthony Hopkins, y López Doriga preguntó – “Juay dis film de Rito? Juay de Rito? Juay?”. He aquí una muestra de la falta de preparación del conductor, alguien que comunica noticias nacionales e internacionales en la televisión abierta, y que ha trabajado en diferentes medios, desde 1968 que comenzó su trayectoria, por lo menos debería ser bilingüe, teniendo así pues la capacidad de siempre llevar a cabo una entrevista precisa. ¿Cómo es que alguien con esa preparación tan nula, intente documentar a miles de espectadores? La intriga de estos sucesos penosos, persistirá en algunos, desaparecerá en otros, o simplemente nunca se manifestará en las mentes pequeñas.

Y como último ejemplo, quiero aludir a la transformación de un programa productivo como lo era “100 Mexicanos Dijeron”, con un conductor (Marco
Antonio Regil) ameno y adecuado para el programa, que al final dejaba algo
nuevo, reunía a varias familias y por lo menos lograba que la gente compitiera, buscando ser más ágil mentalmente. Pero desgraciadamente, reemplazaron el programa llamándolo “100 Mexicanos Dijieron”, para empezar el nombre esta incorrecto gramaticalmente, por lo tanto ocasiona que los receptores sin preparación asimilen un error como correcto. El conductor de este programa, conocido como “El Vítor”, representa a un personaje burdo y corriente, haciendo más decadente la transmisión. Se puede notar una vez más que los espectadores y principalmente los productores se siguen degradando, por la clase de programas que brindan; al final dando como resultado una sociedad inconsciente.

Hasta ahora, se puede notar que existe un problema complejo como fue mencionado anteriormente, porque no todo es tan colorido como se esperaría, y tampoco todo es gris; pero es un asunto que está pasando desapercibido.

Los medios de comunicación y redes sociales en la actualidad son difíciles de controlar, pero a la vez son un método muy poderoso para seducir a la colectividad, convirtiéndose en arma de dos filos. Por eso se tiene la obligación de emplearlos positivamente.

La televisión es una herramienta fundamental, aproximadamente el 91% de las viviendas del país cuentan con televisión. Tiene un lado positivo, por ser tal el tiempo destinado a esta actividad, que a veces parece inútil, se podría convertir en algo formativo, pero esto requiere de inducción severa para la creación de programas educativos, entretenidos y con dinámicas estimulantes para el público. Se necesita incrementar el nivel de enseñanza lentamente pero con solidez, y este sería un método influyente para el desarrollo social.
Así, se pueden encontrar y llevar a cabo soluciones diversas; tales que ayudarían al desempeño de un gran potencial que no ha sido próspero aún, pero actuando tenazmente se conseguirán metas auténticas.

La definición de posturas, intenciones y acciones, deben ser precisas para poder progresar en cualquier aspecto, en especial cuando se trata del manejo objetivo de circunstancias con una diversidad masiva de individuos, que buscan un propósito o simplemente viven al día.

Problemas, los hay en todos los lados, pero igualmente soluciones, así que mientras existan mentes que determinen las deficiencias; generalmente habrán “curas” para las “enfermedades”. No se debe nublar el camino, perdiendo de vista el objetivo, sea cual sea la dificultad. En este caso, el fomentar la educación de la sociedad, a través de la televisión y otros medios sería lo ideal. Sin embargo, sólo con tiempo y disposición se obtendrán los resultados deseados.

“Cuando la televisión es buena, nada es mejor. Cuando es mala, nada es peor” –Newton Norman Minow

Relatos de los colaboradores, Permalink