Diario, de Ana Frank
avatar

Nos ponemos en situación: la barbarie nazi, el Holocausto. Millones de personas marcadas con una insignia amarilla que representaba la Estrella de David. Millones de personas que fueron perseguidas durante casi seis años. Personas que tuvieron que esconderse y personas que, en su mayoría, fueron asesinadas.

En un panorama tan desolador como este es sumamente difícil encontrar cualquier atisbo de inocencia. Sin embargo, eso es, precisamente, lo que encontramos cuando nos sumergimos en las páginas del Diario de Ana Frank. Ana, una niña judía que escribió su diario, al que llamó Kitty, mientras permanecía escondida en una buhardilla con siete personas más, demuestra en él las extraordinarias habilidades como escritora que poseía. Mientras más te vas adentrando en las páginas del diario, más cuesta creer que el día a día de una niña de trece, catorce y quince años (el diario abarca varios años en la vida de Ana) pueda ser relatado con tanta frescura, pasión y emoción. Y más si ese día a día se desarrolla durante dos años en un estado de reclusión y clandestinidad.

En su diario, Ana narra, desde su madurez, sus vivencias, la relación que mantiene con su familia y las idiosincrasias de cada uno de los miembros de “La Casa de Atrás”. La primera entrada data de 12 de junio de 1942 y nos presenta a una Ana todavía viviendo en casa con sus padres y hermana. En julio se trasladarían a la buhardilla que se encontraba oculta tras las oficinas en las que trabajaba el padre de Ana y allí permanecerían ella y siete personas más, hasta el 4 de agosto de 1944, fecha en que fueron detenidos y enviados a campos de concentración. A lo largo de todo el libro, vemos la evolución de Ana. Empezamos viendo a una niña, preocupada por las situaciones cotidianas de su edad, para terminar leyendo, prácticamente a una mujer a la que la situación política y su interminable clandestinidad acaban haciendo mella.

En conclusión, un libro para leer y en el que perderse, disfrutando de la riqueza léxica de la autora. Un libro en el que descubrimos que Ana Frank no es una aspirante a escritora, sino, en si misma, una escritora ya consolidada. Un libro que te encogerá el corazón al leer los planes de futuro de su creadora, sabiendo cuál es el final que le depara ese futuro.

Marta Pérez

Acerca de Marta Pérez

Aspirante a periodista y amante de la lectura. No quiero hacerme oír, sino hacerme escuchar
ReseñasPermalink

Una respuesta a Diario, de Ana Frank

  1. FrikiHarryPottera dijo:

    Me leí este libro con solo 12 años, ahora tengo 15 y me lo quiero leer de nuevo, recuerdo que fue la puerta que me abrió la curiosidad sobre todo lo relacionado con la 2ª guerra mundial…
    Me enseñó mucho, aun que creo que quizá no lo entendí del todo.

    muy buena entrada
    un saludo :)