Kafka y la muñeca viajera, de Jordi Sierra
avatar

Mi humilde homenaje en forma de carta a este bello libro que tantas emociones despertó en mí; me llevó de la mano hacía mi infancia. Una etapa de sabiduría infinita. Yo también tuve una muñeca viajera, pero el cartero no me encontró.

No se pierdan esta dulce y tierna lectura. Muy recomendable.

Querida muñeca:

Me hace feliz saber que estás de viaje, me lo ha dicho un señor muy amable que dice ser tu cartero (un cartero de muñecas), y lo es, no tengo la menor duda. Cada día me trae tus cartas al mismo sitio donde te perdí de vista (en el banco del parque) y se me empañan los ojos con la emoción nada más comienza a leerme la carta; no sólo viajas tú, yo lo hago contigo, disfruto con tus aventuras, con tus romances (¡te enamoraste!), con tus paseos por aquellas bellas ciudades de ensueño. Tengo que confesar que entristecí cuando partiste, lloré mucho, no había consuelo, hemos compartido tantas cosas juntas…pero tu amigo el cartero me ha devuelto la esperanza en forma de divertidas cartas (tus cartas) y ya no lloro, sólo sonrío y escucho atentamente. Me encantan los sellos que llevan tus cartas, son puro arte, mi querida muñeca. Tarde o temprano tenias que partir, no podía retenerte por más tiempo, el mundo te esperaba y no hay que ser egoísta, te merecías la libertad (toda muñeca requiere su libertad). Yo estaré bien, tengo nueva compañía, el señor cartero me la entregó, pero no pienses que me voy a olvidar de ti, aún a pesar de que sea la última carta que reciba de ti (me lo ha dicho el señor cartero con mucho tacto), las guardaré todas, y volveré a viajar contigo una vez y otra vez…
Hace ya un tiempo que no veo al señor cartero, supongo que tendrá mucho trabajo, en verano son muchas las muñecas que deciden emprender viajes maravillosos. Ya no me hace falta, es  también libre.
Mi querida muñeca viajera, gracias por tanta felicidad compartida contigo.
Te quiere tu amiga Elsi.


Silvia Ochoa.
Reseñas, , Permalink

Una respuesta a Kafka y la muñeca viajera, de Jordi Sierra

  1. dianapsi dijo:

    Hermoso relato, Jordi, es como volver a la infancia, a los recuerdos perdidos junto con las muñecas. Gracias!